jueves, 13 de marzo de 2008

Hotel Garní Chiemseestube. Salzburgo

Chiemseegasse, 5
Entrando por la plaza del Papageno a mano izquierda en dirección al centro de Salzburgo, en una callejuela cerca de una de les mejores heladerías de la ciudad, encontramos esta pequeña joya de la hospedería. Y decimos pequeña no refiriéndonos al tamaño de la habitación.
En nuestro último viaje por Europa Central este verano, una visita obligada era Salzburgo, porque es la cuna de Mozart, porque todo el mundo nos lo recomendaba y porque queríamos emular (¡) a Ripley.
Cuando llegamos el segundo problema con que topamos fue encontrar un hotel asequible en el centro( El primero fue aparcar el coche)
A la cuarta intentona vimos el letrero de un hotel con una entrada que no prometía gran cosa. Ante las reticencias de uno y la insistencia del otro subimos a preguntar el precio. La recepcionista amablemente se ofreció a enseñarnos una habitación, los inquilinos de la misma todavía no se habían marchado y cuando vimos que eran japoneses supimos que habíamos acertado.
La habitación era enorme, las instalaciones totalmente nuevas, había juguetes para la niña y una pequeña botella de champán de obsequio para nosotros. En el precio se incluía almuerzo para los tres, que se servía en un pequeño y acogedor comedor. La recepcionista era muy amable e incluso nos dejó el ordenador del hotel para reservar una habitación en nuestro siguiente destino, Munich, y consultar nuestro correo.
Bueno, bonito y barato (para los precios de la zona) y en pleno centro. Un consejo: sobrepónganse al susto de la entrada y suban al primer piso.





2 comentarios:

karlosv9 dijo...

Muy buen Blog, si señor. A mi me encanta viajar, y de las dos formas que tu apuntas.Últimamente sólo lo hago con los libros, cuestión ecológica.Ánimo, te sigo leyendo.

Carlos

tardor.wordpress.com

Albert dijo...

Bienvenido y sigue viajando, sea como sea.
Saludos